domingo, noviembre 22

¡CANTORA HASTA QUE EL CUERPO AGUANTE!

La Luna Llena

Era la luna llena que asomaba su carita en la cordillera ay si,
Eran los mil colores que tenia tu carita en la noche aquella.

O era tu calor lo que sentía,
O era que tal vez ya no sería quién soy

Era la luna llena que asomaba su carita en la cordillera ay si,
Eran los mil colores que tenía tu carita en la noche aquella.

O era tu calor lo que sentía,
O era que tal vez ya no sería quién soy.

-
¡Definitivamente, LA MUERTE NO EXISTE!

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...