martes, octubre 27

CAMINATA POR LA VIDA

¡Sí señor! Donamos nuestros pasos en cinco kilómetros (fueron más porque dejamos el carro lejísimo) en un estupendo esfuezo del pueblo por demostrar que todos deseamos que la ciencia venza al cáncer. Por nuestra madre, por Elena, por mi tío Marino, por Sonia Rosa, por todos los amigos y conocidos que se han ido o lo padecen y luchan, se unen nuestros pasos. Que la vida sea más sana y más larga.
Posted by Picasa

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...