sábado, agosto 22

Poema de Julio Antonio Rodríguez Santana


POR EL DÍA QUE NACE

Me despertaré de un sueño entre voces

y tus labios estarán comprometidos con mi manos

resbalando por esa suave llovizna que eterniza

la pasión de los abrazos en aquella esquina

de la cama donde siempre estamos acurrucados

y te regalaré esa rosa tibia que acaba de despertar

esgrimiendo su tímido canto para arrullar ese increíble

despertar del sol entre las cortinas de nuestra alcoba

y abrirás los ojos y me rodearás con tus brazos

como aquella canción de otoño que jamás

ha podido ser cantada por el trovador imaginario

y te levantarás sobre esa alegría que desconoces

y que presientes que se acerca para arrancarte

una sonrisa de felicidad en tu rostro

y entonces es que recordarás aquel día

del mismo nombre donde unas horas más tarde

lanzaste al tiempo tus primeras lagrimas

y la felicidad retornará a tus ojos

y me abrazarás en ese espacio divino

donde el amor jamás se detiene

y un espejo será el testigo inolvidable

de que siempre estaré en cada despertar

no importando que sea un día gris

o una noche arrugada por la soledad de la luna

porque no importa cual es el horario

donde acostumbras habitar tus movimientos

no importa cual sea la huella que dejes

sobre aquella arena transparente de tanto olvido

ahí estaré para comenzar como cada nuevo gesto

una eternidad que jamás será desterrada

por los caprichos de Dios, por ese único suspiro

donde encontré por primera vez la palabra amor.


Posted by Picasa

3 comentarios:

Opinión Cubana dijo...

GRACIAS AMIGA MIA
QUE DIOS TE BENDIGA POR HACER TUYOS MIS TRABAJOS
ERES UN AMOR
MUAAAAAAAAAAAAA

Leibi Ng Báez dijo...

Es para ti mi gratitud: me brindas entusiasmo!

srta.ligustrina dijo...

increible (:

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica