sábado, agosto 29

Leiby en Florencia

La ciudad de siena y sepia... Yo juraba que mi abrigo era azul, pero parece verde... así mismo el recuerdo va adquiriendo un color tal vez evocado, filtrado de melancolías y distancias. Aún no obtengo el maquinón que busco para practicar mi photoshop, pero no por ello voy a dejar de extraer el alma de mis recuerdos. Robándole ratos al caos y renglones a la organización, aquí sigo, terca o necia en mis líneas, aunque amo sin muletas y he dejado el bastón en la Iberia. Aquí sigo arropada de sueños, con la misma mirada de niña que camina en la Duarte y suspira con los balcones florecidos. Aquí sigo segura de mi nombre y mis venas cerradas como cápsulas de tinta preparadas para escribir la llegada de la bruma. Aquí sigo y ya no espero nada porque vivo entregada al caudal inmenso de mis propias historias que disparan, cuando menos lo espero, la carga de unos ojos que me piden entrada.
Posted by Picasa

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...