jueves, junio 25

WEST END & RIVER SIDEII/ENRIQUE EUSEBIO


II

Afuera la tarde exige dos cuerpos
en voto a su tibia llovizna,
a su olor a huesos rotos.
Pide dos sombras desdiciéndose como el agua,
sin dedos que simulen a otros dedos entrelazados.
Dos estatuas escondidas en su soledad:
espejos nocherniegos...
Two bodys alone and twice
sustained by one wind of dry season,
saying good—bye while moving near themselves.
Atrás la ciudad es una espía implacable:
muere sobre el río con mil ojos
que de nada le sirven..

Copyright © Enrique Eusebio

No hay comentarios:

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica