NERUDA SABE

Yo me despido del techo colonial, del paladar del sueño, de lo que pudo ser y hoy es fantasma, un aliento fugaz, un alto al fuego, árbol talado, hurto, desconcierto.

LV
Espinas, vidrios rotos, enfermedades, llanto
asedian día y noche la miel de los felices
y no sirve la torre, ni el viaje, ni los muros:
la desdicha atraviesa la paz de los dormidos,

y el dolor sube y baja y acerca sus cucharas
y no hay hombre sin este movimiento,
no hay natalicio, no hay techo ni cercado:
hay que tomar en cuenta este atributo.

Y en el amor no valen tampoco ojos cerrados,
profundos lechos lejos del pestilente herido,
o del que paso a paso conquista su bandera.

Porque la vida pega como cólera o río
y abre un túnel sangriento por donde nos vigilan
los ojos de una inmensa familia de dolores.

Pablo Neruda. Cien sonetos de amor.
Posted by Picasa

Comentarios

Entradas populares