lunes, febrero 23

¿Esto es mío?


Haciendo el recuento de sus pensamientos,
De todas las imágenes, palabras y sonidos
Que desde primera conciencia incorporó
A su torrente sanguíneo;
Y tras el inventario a puertas cerradas,
Viendo que dentro de sí jamás sabría
Qué era suyo y que no,
Cerró sus sentidos a cuanto viniese del exterior.
Nadie supo jamás
Que su increíble honestidad
Le obligaba a permanecer
Cerrado para todo
Seguro de que no plagiaba a nadie.

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...