domingo, noviembre 9

PRESENTACIÓN DEL LIBRO: “GIROS SUPLANTADOS”

PRESENTACIÓN DEL LIBRO: “GIROS SUPLANTADOS”
de Zoila Abreu Vargas.

Por: Daniel Tejada

Dice nuestro HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL, que para medir el grado de vitalidad de una lengua y la fuerza con ella de un pueblo, nada mejor que la poesía.

Este juicio de valor, esta aseveración es aun más significativa, si se lo aplicamos, para medir la vitalidad, la fuerza, al colectivo dominicano en España. Un colectivo, que por razones obvias, adolecería aun, de condiciones favorables para hacer grandes aportes en términos culturales;

y valoramos, que esta joven generación de inmigrantes, está en condiciones de dejar huellas, de trazar caminos a la generación de dominico-españoles que han nacido y que nacerán en esta gran patria, y que mañana le permitirá enarbolar, con vitalidad incombustible, la antorcha de nuestra cultura.

La poesía es un medidor, dice acertadamente nuestro pensador, pero también es un brebaje del espíritu Apolíneo, con el que se aplacan los desenfrenos Dionisiacos, un elixir que llena el alma, de divinidad, otorgándole a los pueblos inmortalidad y elevándolos hasta las alturas prístinas, desde donde el faro de la historia, alumbra el presente y el devenir.

Celebrar más que presentar, es menester, porque el nacimiento de un libro de poesía, es un buen signo de que el mundo hoy, aun no es un páramo desolado de flores, de que en la mas reducida de las fuentes, se inclina absorto un narciso, que aunque indiferente, llena de luz el corazón de las ninfa que al pasar lo contemplan.

Leer este libro, es degustar un banquete de poesía, en donde impera el ritmo cadencioso, la fuerza lírica, y la expansión imaginativa de Huidobro, en su afán creacionista. Estos versos lo demuestran:

“...y detrás de los ventanales de crono bajo el sol,

las estaciones siempre áridas

y el hocico apenas se atesta de humedad con la fragancia,

y la magia de la ternura

que es una sola nube solitaria que quiere ser beso

y no polvo en una mañana turca,

la sin razón de un silbido

soñando con los acordes

de la búsqueda de un ser amanecido de amor

dentro de sus faroles amatorios:

verbo y sable descarnado

viviendo el calor arremolinado

Igual que un bálsamo en su espalda.”

La musicalidad de estos versos, abraza las fibras sensibles del espíritu, cual una sinfonía de Vivaldis, invocando a la naturaleza.

Este arduo trabajo literario, es fruto sin dudas de profundas lecturas, de arrebatadoras horas de desvelo, que ponen al profano sobre aviso de que la literatura no es mera inspiración a la que solo le basta lápiz y papel, sino que es un sistemático aprendizaje, y que amerita de refinadas técnicas, relecturas, tiempo y perseverancia. De agitarse de versos, para parir un verso; de devorar mil libros, para alumbrar una pagina; en la literatura encontramos ejemplos: comentaba en 1916 EZRRA POUND, a un editor, John Quinn: “estoy trabajando en un poema criselefantino de largo inconmensurable que me ocupará durante los próximos cuarenta años...”

Cincuenta años le llevó escribir LOS CANTARES, un intento extraordinario por completar, como él decía, La divina Comedia.

La buena literatura amerita de grandes esfuerzos, y largo tiempo.

Es encomiable por esto, la publicación de un libro y más aun de una inmigrante que es escritora, que lejos de la tranquilidad que puede dar el terruño, en una patria que no es del todo suya, lucha contra las adversidades de la vida, de la existencia y saca tiempo para hacer literatura seria, genuina, imbuida de pasión e intelecto.

Han pasado ya muchos años, desde que conocí a Zoila Abreu, desandando ella, las horas de tardes calurosas, por las aceras de la Correa y Cidrón. Buscando las sombras de las Acacias camino al campus universitario, con T.S.ELIOT bajo el brazo, mientras susurraban sus “labios como espadas”, versos de VICENTE ALEIXANDRE, sin sospechar yo, que también refrescaba su estío con el mundo mágico de los mitos, alimentando su imaginación con la METAMORFOSIS del insigne poeta coetáneo de Jesucristo, PUBLIO OVIDIO NASSON.

Dichosos aquellos días, que hicieron parir este hermoso libro, para deleite de nosotros y orgullo de los dominicanos.
Felicidades Zoila y mucho éxitos.

Madrid 8 de noviembre de 2008

Danieltejada

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...