domingo, agosto 10

Reencuentro con mis cosas

Sousy Pellerano, admirada artista de nuestro país, me regaló está prueba de autor. Es una serigrafía y su título es: Músico Sideral. La serigrafía es un arte que estudié en Italia y en Altos de Chavón, pero no conservo nada de lo que hice. Recuerdo unos cisnes (¿o eran gansos?), un paisaje, unos posters... Naturalmente, soy una amateur. Muchas veces, donde los chinos (ji, me confundían con la empleada), sostenía el conjunto de buriles por largos minutos, sin decidirme a recomprarlos (regalé dos juegos). Tal vez lo retome un día de estos. Será un nuevo proyecto en mi nueva vida fiel a mi creencia de que cada alborada se me regala un capital totalmente mío para hacer lo que quiera. En la próxima vida me quedaré tocando en el espacio, ¿o será aserrando nubes? ¡Ja, ja, ja!
Posted by Picasa

TODOS SOMOS VICTIMAS DE VÍCTIMAS (Louise Hay)


Malditos los niños y niñas no deseados

porque de su nacimiento se pueblan las cárceles

aunque no hay mayor condena que crecer sin amor.

Malditos los golpeados

Porque no son capaces

De elevar la dignidad y el orgullo

Por encima de sus dependencias.

Malditos los insultados

Porque aguantan lo indecible

Para recibir de cuando en cuando

Rastrojos de caricias, no más que manoseos

o pasivas entregas mirando al techo.

Malditos los amables

Porque su falta de amor propio

Humilla al toro bravo que todos tienen dentro.

Malditos los que no se aman a sí mismos

Porque sus miserias provocan la violencia.

Malditos los sacrificados

Porque dentro de ellos crece

la cloaca de la infelicidad.

Malditos los que aguantan

Porque de sus desgarros se nutre la idea de

que “amar es darlo todo sin pedir ni esperar”.

Malditos los hombres y mujeres;

Ancianos, ancianas, niñas y niños despreciados

porque dentro de ellos mismos

Crece la planta diabólica del desamor que nos destruye.

Malditos los maltratados

Porque de su indefensión se nutren los inseguros, indecisos, sádicos, psicópatas, violentos, insensibles, machos, ultrafemeninas, alcohólicos, dependientes, homosexuales-inconscientes, cazadores despiadados… los que no se quieren a sí mismos, los pervertidos, los coprófagos, los parásitos del universo, los autodestructores.

Maldita sea yo misma
por confundir la bondad con la condescendencia,
por horrorizarme ante la violencia y mantener sumiso
al león indomable que ruge en mis adentros.

AMARILLO Y COLORAO

"Ese diablo*
tá`pintao
de amarillo
y colorao".

Esto lo escribe Juan Mora, en AS.COM. Me "como" parte del primer párrafo. Resalto, hasta difundirlo, lo que sigue, pues a mí siempre me ha traído inquietud amar dos banderas del mismo color e inevitablemente, recordar los versos de mi infancia; letanía obligada en carnaval y que no puede ser obra del azar... ¿o sí?

"El 8 y vestir como los chinos, trae buena suerte"

"...Casualidad o coincidencia, el hecho está ahí. Como el que Samuel Sánchez llevara ayer el dorsal número 8 en la carrera y ganara. El 8 es el número de la suerte en China, que por ello puso la ceremonia de inauguración el día 8 del mes 8 a las 8 horas y 8 minutos del año 8 del siglo actual.

Será coincidencia, o no pero el caso es que Samuel Sánchez ganó de calle el sprint a unos grandes corredores, más favoritos que él incluso. Aunque tampoco podía ser de otra manera. Para desgracia de ellos ninguno de sus dorsales ni siquiera acababa en 8. Coincidencia también es que Samuel Sánchez, asturiano él, ganara el oro cuando estaba a punto de cantarse el "Asturias patria querida" más emotivo que se pueda escuchar y que da la salida al Descenso del Sella, una de las fiestas asturianas por excelencia.

Y hay otra coincidencia que me trae buenos augurios. ¿Se han fijado que chinos y españoles son los únicos que visten de rojo y amarillo. ¿Y que nuestra ropa es de Li Ning, el gimnasta que encendió el pebetero? ¿Y que la primera medalla ha llegado el primer día, como en Barcelona, donde nos fue tan bien? ¿Y que ya nadie de los nuestros habla del calor o la polución? A ver quién se atreve a hacerlo después de que Sánchez pudiera con todas estas circunstancias consideradas adversas. Es lo que tiene ganar un oro el primer día."

* Diablo, en este caso, es el "disfrazao", uno que se pone un mameluco, una careta y una capa llena de espejitos. Además, porta una vejiga de vaca, a modo de globo, con la que da golpes a diestra y siniestra. También, un diablo, es alguien capaz de producir alguna hazaña.

EVARISTO LAGUNA: Dos historias y una utopía por la convivencia pacífica