viernes, octubre 31

Voluntad


Yo te asusté.
Te metí miedo.
Calé tus huesos con mi verdad.
Te dejé ciego de un fogonazo.
Hice de ti un espíritu en pena…
Tú me inflaste de maldiciones.
A puro grito subí de peso.
Cebaste carnes,
grandes tendones
y encampanaste mi voluntad.

©Leibi Ng

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...