viernes, octubre 3

«Las lecciones las tienen que dar los padres, no los autores»

Luis Daniel González, un investigador que se merece todo mi respeto. Admiro su capacidad de trabajo. Creo que ningún autor de literatura infantil y juvenil puede prescindir de su generosa labor para conocer obras y escritores clásicos y modernos, actuales y pasados, mundiales en todo caso. Una mente privilegiada, sin duda. Mi saludo para este autor incansable.


http://www.nortecastilla.es/prensa/20061231/cultura/lecciones-tienen-padres-autores_20061231.html






«Las lecciones las tienen que dar los padres, no los autores»



V. M. N./VALLADOLID
Luis Daniel González. / MIGUEL ÁNGEL SANTOS



Su diccionario-guía de autores y obras de literatura infantil y juvenil 'Bienvenidos a la fiesta' es un referente que estará en todas las bibliotecas y colegios de Castilla y León. Acaba de reeditarse ampliado el volumen que vio la luz en el 2001 y al que se sumaron anexos en el 2004 y el 2005. Luis Daniel González (Pontevedra, 1955) trabaja también a través de la web www.bienvenidosalafiesta.com, que recibe cerca de 10.000 visitas diarias y que figura entre los 'favoritos' de 4.000 internautas.
-¿Qué es un álbum ilustrado?
-Son esos libros que cuentan básicamente la historia con ilustraciones. El álbum ilustrado va a la contra de los dibujos animados o el cómic. Es un producto que te obliga a pararte, a fijarte, a reflexionar. Son la mejor puerta para la lectura. No basta con mirar, sino que hace falta releer. Es muy recomendable para que los padres los compartan con los hijos.
-«Necesitamos de historias», sostiene usted. ¿Son distintas las de hoy de las de nuestros abuelos?
-Nunca hubo tantas historias como ahora, pero en su mayoría remiten a las historias básicas, a las de siempre. Quizá es que no pueden ser otras. Si los niños no conocen las historias básicas no pueden disfrutar de otras más sofisticadas. Por ejemplo 'Shrek' es una fantástica película dirigida a quienes conocen los clásicos -'Blancanieves', 'Caperucita',...- las primarias que hay que contar sin segunda intención. El guiño irónico viene después. Son historias indestructibles. Es fácil encontrar muchas de ellas en los 'Evangelios': la isla del tesoro, la parábalo de quien descubre un tesoro y va a su conquista. 'La Cenicienta' es la exaltación del humilde. Las historias básicas tocan sentimientos esenciales.
-¿No muere la literatura por el afán didáctico de muchas colecciones?
-Se refiere a la psicoliteratura, a los relatos para resolver problemas. Cualquier gran historia es educativa, cumple esa función pero indirectamente. La literatura es el reino de la libertad, cuentas la historia y dejas que se actúe sin propósito previo, es decir tiene unos efectos inesperados. El estilo didáctico agobia y a veces hace perder el carácter literario. Antes se usaban los cuentos para que los niños fueran buenos y ahora en otras direcciones igualmente nefastas. Las lecciones las tienen que dar los padres que te cuentan la historia, pero no el autor. El problema de 'Alatriste' es ese. Pérez Reverte quiere darnos lecciones, enseñarnos su idea de España pero un narrador del siglo XVII no puede dirigirse al lector del XXI. Hay una clara voluntad de explicar la historia a los bachilleres actuales. Sobra mucho afán de enseñar.
-¿Qué le parece la campaña de promoción de la lectura del Ministerio de Educación?
-Desconfío de las campañas institucionales. Sé que todo suma, pero me parece mal que el Ministerio gaste el dinero de una forma tan lamentable. Los premios y las campañas son una trampa. Son sospechosos, me llevan a pensar que se paga un favor. Por ejemplo el de Fernando Marías (último premio Nacional de Literatura Infantil) me parece penoso porque el libro es malo. El año pasado se lo dieron a Antonio Rodríguez Almodóvar, que lo merece por su recopilación de cuentos clásicos, pero no por 'El bosque de los sueños'. Me gusta más el sistema de premios de EE. UU. o Gran Bretaña, donde las asociaciones de bibliotecarios eligen el libro del año. Habrá grupos de presión, pero no pueden ocultar cual son los libros más leídos, más demandados.

No hay comentarios:

Una boca pálida, por Farah Hallal

Una mano sangrante se me funde en el pecho. La perfección del pétalo tiene este charco de sangre. Una  boca muere gozosa y poseída, ...